viernes, 13 de noviembre de 2015

Oda al abandono.


Oda al abandono


Pude libar tu ausencia
cómo quién el rocío, atrapa.
Pude ser tu Ulises
en esta melancolía que
en océano de furia,
mi sangre ahoga y mata.
Pude ser vampiro en
Irrefrenable celo,
Y copular en tus labios,
Brumosos por oleaje y nervio.
Sin embargo,
Estalló la salida,
La penumbra se adueñó
De una partida anunciada,
Y el gatillo gritó más fuerte,
En lo más abandónico, de la madrugada.
Odio esa vestimenta inerte,
Que cubre tu desnuda piel,
Te envuelve y te aqueja,
Te muestra como jamás te quise ver.
Podría decirte, tanto, tanto, este día.

¡Oh, señor del abandono!

Pero mi garganta no soporta
Respirar en tu lápida,
Entonces el acero es el protagonista,
La sangre y su cálido hedor,
Bañan tu recuerdo en la tierra.
El abandono se hace carne,
Se sellan dos muertes,
Que se rindieron antes de tiempo,
Ante la cobardía de no entregarse,

Al abandono de la vida.

Oda al deseo



Fe es el deseo de no saber lo que es verdadero. 

Nietzsche


Oda al deseo


Dudo ante un anhelo,
se presenta sin ojos,
crispa mi interior
y me provoca un desgarro,
un desprendimiento,
entre mi psique y mi cuerpo.

¡Oh, impuro deseo!
indecoroso sentir del hombre
que lucha entre clavos,
púas y encierro.
Dudo de su real efecto,
ignoro si el deseo es carne,
horizonte o un velo que esconde sueños,
en relojes de arena,
que ocultan los tiempos.
¡Oh, deseo sublime
que guías o modificas
sus realidades,
incrustas destinos,
ocultas mentiras o verdades.
El hombre huye del vientre,
carcel de amanecer,
deseando conocer,
lo ínfimo del minuto cero,
y allí, desea otra vez.
¡Oh, deseo del hombre
quien buscando el imposible
en el mundo,
olvida que en su alma habitaba la llave,
la del deseo eterno,
ése de abrir puertas
que lo lleven,
al siguiente averno.


jueves, 5 de noviembre de 2015

“Preludio que no muere”







En lo profundo del océano fuí una noche a cabalgar,
sobre sirenas ariscas y brisas semejantes a un tibio metal,
cuando te ví



la respiración se me hizo un lastre difícil de doblegar,
cuando al ver tus ojos mi cuerpo otrora un junco
de roca pesada se volvió, y me hundí en la zona abisal…
ví tu figura escapando entre oleajes de furiosos bríos,
y te ví seduciendo mis cabellos, cómo el ave seduce nubes.
  Ví tu boca en movimiento, en burbujeante eco
llamando a mi vientre que celoso de las algas obedece
y se incrusta infiel en las caderas de tu talle,
el que fuera dibujado por alondras o caballitos de mar,—no lo sé—



Fui a cabalgar a las profundidades de nuestros océanos
una noche y sin más, adopté la postura del horizonte
permití al amanecer que bañara nuestras pieles y me dejé
besar por la playa de tus pensares y solamente decidí
ser el agua para tu sed y esperar que seas el corazón
que en mi pecho simplemente anhela para ,algún día
volver


en vos


a nacer.

 

sábado, 31 de octubre de 2015

Seducida...



Cuando seduzco
a la muerte
no lo hago
con una filosa daga
de acero bendecida
por dioses del Olimpo, ni con promesas que jamás cumpliré ni con ardientes alcoholes o etílicos placeres de un minuto. Cuando quiero conquistar a esa ufana mujer, le ofrezco la locura de mi pasión por ella. Las letras que mi pluma entrega a un papel inocente de mis intenciones, ajeno de la despedida que se oculta en esas incoherentes poesías u oraciones. 

miércoles, 28 de octubre de 2015

Culminar...



Una daga es la mano fría que cela mi vitalidad,



 es la línea que me separa del ayer y del mañana,



una daga esconde en su caricia las palabras que mi garganta sabe,



pero no atina pronunciar...



Una daga será más tarde mi enemiga,



cuando intente apoderarse de mi existir,



mas mi ser,



egoísta de su conquista,



se niega a seguir su orden, su corte final, ´



donde el río llegaría convertido en mar.



Una daga de frío acero será la causante,



de que mi pecho libre de todo sufrimiento,



elija seguir,



elija probar el sabor de su brillo,



mas prefiera quedarse dentro de su real mundo,



que no resulta tan sencillo,



pero el poder de los amores tiene más fuerza,



y la daga claudica en su intento,



ella recorre otro camino,



y la mujer finalmente hizo lo que creyó—al menos por unos segundos—



correcto.

lunes, 19 de octubre de 2015

Contar...



Te voy a contar dos cuentos...
mi niña,
te voy a contar sobre nubes y flores,
tal vez te cuente sobre tu cuna y sobre tus sueños,
versos que  hablen de  amores.
Te voy a contar más de dos cuentos

antes de dormir cada siesta,
mi niña,
cuentos que hablen de soles y de colores,
colores  que pinten risas en estatuas
de enojados señores.
Te voy a cantar los cuentos como
si fueran canciones,
mi niña,
para que guardes entre tus alas,
la frescura que lo bello de los libros
encierran sin llaves,
secretos
vueltos palabras.

domingo, 18 de octubre de 2015

Escriba...



Delirar


En la suprema nocturnidad
aparecen esos ojos que roban vorazmente el sueño,
llegan y se adueñan de esta piel infiel,
hambrienta de abrazos,
esos ojos,
que robó el fuego de los Olímpicos,
es el que deposita en cada ósculo,
el delirio que como una ofrenda,
se deshace en ambrosia...
esos ojos,
hechiceros,
ojos brujos,
malditos ojos que enamoran mi corazón,
mi carne y mi alma,
de tanto amarlos he gastado los mios,
por no lograr,
dejar de mirarlos,
por no lograr,
abandonarme dentro de su delirio.



sábado, 3 de octubre de 2015

Escrituras...



Significados


 


No conozco todas las palabras


ni todas las letras que viven


en los sentimientos de un ser.


No conozco todas las lunas,


y tampoco a todos los vientres


que el averno desfloró.


No conozco el significado


de la palabra: adiós,


muy parecida, al nombrarla,



a la palabra: amor.

 

 

domingo, 6 de septiembre de 2015

Escribir...



Abandono

¿Y sí un día despierto y la tinta no me puede consolar?
Me invadirá la tristeza de saberla versos por nacer
que caen como las gotas de la simiente,
sobre un papel.
¿Y sí me abandonaran las ansias de escribir sonetos
mientras hundo en mis sienes el sordo grito del mundo,
agresivo y funesto?
¿Qué hacer con la sangre que guardo en el tintero sobre una hoguera?
¿Cuajar palabras plenas, vacías o sin sentido?
¿o colgarme del pecho de algún fauno,
y convertirme en su marioneta,
burla cruel,
atrapada en un sólo camino?




lunes, 6 de abril de 2015

Programa radial

https://www.facebook.com/pages/LiteraRock-te-lo-da-servido/222745461240805?pnref=story

Los espero como cada domingo a las 18 hs. en el programa de Literatura, rock y metal más delirante del mundo, escuche a través del siguiente link  http://www.ozonorockradio.com/

Escribir

Escribir desarma,
sin saberlo, desengrana
nudos que se alojan
en la profundidad
de las entrañas.

De no echarlos
a punta de versos,
se anidan y se vuelven
aves sin vuelo.

Morir escribiendo
mientras se vive soñando,
soñar escribiendo
mientras se muere viviendo.

sábado, 4 de abril de 2015

Miedo y miedos




Miedo y miedos, los vemos y no.
Miedo atroz a lo que oculta detrás de su retina, la gente.
Miedo a la eternidad, no mires dentro de mi cuaerpo,
infestado está de miedos, de esos que la sociedad incrusta
en nuestras mentes cuando nacemos.
Sabemos de miedos propios, sobrevivimos a miedos ajenos.
Indagamos en penumbras, porque eso son los miedos:
lugares donde medimos los pasos, sorbemos las ansias y acumulamos pretextos,sólo para seguir viviendo.

miércoles, 1 de abril de 2015

María Callas: soprano


https://www.youtube.com/watch?v=7rjGwS20V94

La garganta de la soprano
libera aves en cada nota
que de ella escapan.
Se aferra con fuerza
a esa libertad
que su voz le brinda
y muere en el escenario
mil veces,
tantas
cómo las olas
que frenéticamente
castigan la costa.
La soprano,
Avecilla frágil
con pecho de
hierro y acerado
aleteo, hunde
un mancebo en sus
entrañas y la sangre
avanza.
Virgen río de dulce
sabor, de esmerado
delirio e inconfundible
lazo.
Entre la prudencia
de la vida y la belleza
en la locura de su voz.

Los bancos

Banqueros

Entrañas venenosas,
infames manejadores
de nuestras almas.
¡ardan sus sonrisas asquerosas!
Marionetas son nuestras vidas
de su avaricia nauseabunda.
Estallen bancos patrones, ardan
en la hoguera de la furia
que el pueblo gesta en sus corazones..
Ladrones elegantes
de mirada funesta ,fría
como las muertes que su
accionar propicia y aumenta.
Paguen por cada lágrima,
por cada palma sangrante,
por cada madre que pierde
a un hijo por el  inmerecido hambre.
Mueran cosacos inmundos,
destripen mis manos
sus risas y su etiqueta robada
al sudor de mis hermanos obreros,
a su derecho de una vida esperanzada.



sábado, 28 de marzo de 2015

Libertad en letras

Un poema que me salve,
uno que queme en las venas
uno que me amotine la sangre.
Un poema que en su torrente
de letras, grite la rebeldía.
Un poema que nazca del
barro, con cara sucia, espalda
ancha y manos curtidas.
Un poema, sólo uno
que me lea la mirada, que vierta
en mi pecho, las palabras
de Durruti, que me abrace
las caderas, que me siembre
para siempre la semilla libertaria.

Una flor en flor.

No me hostigues,
no me impongas,
no me grites ni marques mi piel
con tu voz y tu dinero...

I

Dame una mirada
de agua limpia,
una caricia de flores
húmedas por el rocío
o un pequeño beso
de atardecer añejo.


II

Duerme mujer,en ese silencio
atroz, en esa fosa
donde el odio del infame
y del hombre te enterró.



III

Duerme princesa
de manos trabajadoras,
de pechos negros
y leche blanca,
descansa tu piel cansada
y avioletada.
Sueña con pájaros
en tus cabellos,con dedos
que dibujan tu boca
y hombres que te quieran,
y no como esos que te agobian
cuando el sol despunta,juntan
sus ropas, dejan sus monedas
en una lata y se van a sus casas,
a marchitar a otra flor,
que despierta, aún lo aguarda.

Párpados

Se abren los párpados
con un soplido de brisa,
el cielo también
con un par de ojos, y las nubes
no ocultan las heridas
del retazo azul.
Al igual que una espina
enterrada en el pecho,
de una doncella,
no se quita con la fuerza
de mil mancebos,
sino, con la lujuria
de sus manos, 

sus pieles,

su néctar y sus fugaces besos.

Alma

¿Quién pudiera revolcarse en suspiros
y ensuciarse de permisos?
¿Quién pudiera refrescarse en las mieles
que los néctares ofrecen en los caminos?
¿Quién pudiera auscultar el pecho de algún navío
y viajar entre sus mástiles,testigos de tormentas,
aventuras y tesoros escondidos?
¿Quién pudiera en veinte parpadeos, recorrer
diez universos,cuatro galaxias y la casa
de los abuelos?
¿Quién pudiera, dime niña,guardar un sortilegio
en el alma de un volcán,enamorarse de algún ogro
y al amanecer,transformarse en pura dicha
perfumada de libros nuevos, como la mirada tuya,
cuando te abrazo, te acurruco y antes de que
el sueño te guarde,yo te leo?

Hijos

Espérame niño,ve qué hermosas alas me crecieron para a tu lado dormir y cuidar tus sueños. Espérame mi niño de músculo fuerte y pasos de aprendiz,aguarda el calor de mi corazón que sólo sabe latir por el poder de tu amor. Espérame,hijo,se que debes abandonar la tibieza del que fuera tu hogar,del que unía nuestros motores en una sóla melodía,aguarda que ya mi andar es lento pero mi ser de madre no reduce su capacidad de a sus hijos eternamente amar.

Miguel Hernández,homenaje

Letras a Miguel Hernández, en su aniversario de fallecimiento, a la edad de 31 años, un 28 de marzo de 1942.


Forjaste desde los barros
las palabras que te dieron
libertad y sustento en los
funestos días, donde el encierro
semejaba ser un monstruo
que devoraba tus horas,
tu sangre,tus recuerdos.
Supiste del olor a muerte
en los campos,fuiste niño
yuntero,fuiste poeta del
trabajador explotado, del
oído sensible, fuíste cancionero..
Miguel te llamó tu madre,
Hernández en la voz de
tu padre, surgió.
Yo te llamo poeta errante
y eterno entre las odas
que te dedicaran
tus colegas inmortales.
Sí un día la vida al pasado
me enviara,no sería a mi madre
a quién en la penumbra
pudiera divisar, sino que sería
a tu persona, sentada sobre
tus letras y entrelazando
libertarios,poemas,mientras
tu verba persiste más alla
de la ignorancia con la que
te pretendieron menguar.

Poesía intolerante

Intolerancia/intolerante
Me llaman intolerante…sí.
Y no los escucho, me hablan
de intolerancia y yo enciendo

mi verba y los dejo con sus insultos.
¿Cómo no ser intolerante
Ante el yugo del oprimido?
¿cómo fingir tolerancia
cuándo a un hermano
le cercan los caminos?
¿cómo no ser intolerante
ante el golpe del cosaco
sobre el vientre en flor
de aquellas mujeres, quienes
aguardan caricias en lugar
de maltrato y perversión.
Al igual que Severino,
intolerante soy ante los verdugos
ante su sed de sangre, que por mendrugos
han de despertar a la bestia inmunda,
han de ser hombres convertidos
en esbirros de insanos poderes y
sus egoísmos.
La intolerancia será mi bandera
ante el paso del asesino,
ante sospechas de presencias
liberticidas también.
Al igual que Simón, haré estallar
mi rabia ante la injusticia,
y a ésa justicia que me observa
con sus ojos muertos desde
su cómodo pedestal, la sacudiré
con mi intolerante proceder,
y la traeré a la realidad.
Que conozca del hombre, su padecer,
que arremeta con su misión,
que sea intolerante con quienes
a sus hijos el alma roban, la confianza
oprimen, su humanidad saquean y
su esperanza desborda
.

lunes, 9 de febrero de 2015

Parecían tristes



Ramirez llegó con su auto,iba algo nervioso,ansioso,desconfiado y ofuscado,pero llegó,aunque no entendía porque a él le rompían las bolas a esa hora.

Ya era de madrugada,las dos,las tres,¿qué importa? Él debería estar durmiendo en paz en su nueva cama con colchón de resortes y sin embargo estaba en medio de la nada con su destartalado Chevy.
Puteaba en colores a su jefe quien justo a él le pidió el favor
-¿por que mierda no se lo pidió a ese chupamedias del box 6? ¿por qué a mí? que lo único que hago es trabajar y trabajar,no llevarle café o alfajores de Mar del Plata-
Ramirez odiaba su suerte,desde chico se le pegaban los boludos,desde que recordaba, y si no eran los boludos,eran los depravados o locos. A su jefe aún no sabía con que adjetivo describirlo ya que el tipo es una mezcla de todos.
-La puta madre,León,estoy en esta ruta desde hace más de dos horas y encima no se vé un puto cartel,a esta altura creo que me perdí-
-Antojos de viejo garca,eso es,me jode a mí porque soy un tipo tranquilo,pero que se cuide él y el lame bolas del box 6-gruñía-
Las horas pasaban y Ramirez seguía en el mismo sitio,a su cabeza llegaban escenas tortuosas de películas de terror.
-¡Qué pelotudo soy!-¿cómo me voy a asustar por recuerdos de películas?-
El sigilo lo envolvía todo,nada se podía oír,el silencio hasta podría cortarse en porciones y degustarse,darse un banquete de silencio-se decía Ramirez-
-Pensar que el forro del box 6 debe estar soñando con su jefecito y esos alfajores de mierda que le trajo de Mar del Plata-cómo si los estuviera escuchando a esos dos forros,claro, cómo no le dá la cabeza para el laburo, le endulza el oído al viejo garca de León y así consigue lo que se le encanta el orto-
-Y yo en esta soledad,¿cuándo mierda vá a amanecer?-
Ramirez siente un cosquilleo en el cuerpo,una suave y voraz electricidad,similar al hormigueo ese que se siente cuando te quedás dormido sobre un brazo-
Siguen avanzando las horas,Ramirez cabecea sobre el volante del auto,dormita,se despierta y vuelve a cabecear,la furia comienza a apoderarse de él,se le vienen los recuerdos,la madrugada y la presión hacen eso: te traen los recuerdos sin invitación,sobretodo los que se quieren olvidar.
La oscuridad parece que se volvió más negra,a Ramirez eso lo confunde,no entiende por qué no amanece aún.
-Ya debería,al menos aclarar un poco,escucharse el canto de los pájaros,el motor de algún auto o algo,cualquier cosa-
Sin embargo nada se oye,Ramirez ya comienza a impacientarse y grita o cree que grita. Se asusta porque no escucha ni su propia voz,comienza a querer salir del auto,no encuentra la manija de la puerta,intenta encontrar un esbozo de luz y fracasa,el no entender que está sucediendo lo pone más nervioso que antes.
Ya hace muchísimas horas que Ramirez lleva allí parado,detenido,suspendido,ni él sabe que está haciendo.
-Yo debería estar durmiendo en mi nuevo colchón de resortes,no sobre esta tela...¿tela?¿dije tela?¿qué tela?.
Se horroriza,comienza a recordar algunas cosas,el viejo garca,el boludo del box 6,los alfajores,la chevy,el silencio que se podía degustar,como a esos alfajores de mierda.
-¿Por qué le acepté a ese pelotudo un alfajor?¿eso iba a ser que el viejo sorete me tuviera en cuenta? ¿o que ese boludo del box 6 abandonara su pose de empleado perfecto y sumiso?.
Estaba amaneciendo,los pájaros comenzaban su ensayo para atraer vanidosamente al sexo opuesto,el sol se asomaba timidamente detrás de los monumentos e iba iluminando de a poco los montículos de tierra aún,húmeda.
De la lápida caían unas flores tristes,tanto que era preferible que no hubiera ni unas de plástico,el cortejo sólo eran dos tipos,uno con lentes verdosos,de esos que usan los garcas para evitar la mirada,otro con una inoportuna remera de “Amo Mardel”,parecían tristes,bah,eso dijo el enterrador. Que parecían tristes,muy tristes pero de esas tristezas que se ven en actores en las escenas de una película de terror cuando logran su objetivo.
EsperanzapiaHimura